Castillo-Fortaleza y alrededores

Santa Olalla cuenta con un importante patrimonio histórico, cultural. Fruto de ello son los innumerables enclaves patrimoniales que posee, tales como, el Castillo Fortaleza del siglo XIII y la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción del siglo XIV-XVIII, el Crucero perteneciente a la denominada Ruta de la Plata o la llamada popularmente “Fuente de Arriba”, ubicados todos ellos en los alrededores del Castillo.

A los pies del Castillo se encuentra la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Construida entre los siglos XIV y XVIII, es de estilo gótico, mudéjar y barroco. Posee una belleza sin igual enmarcada por los diferentes detalles artísticos que la caracterizan: Puerto de la epístola y bóvedas nervadas. Su interés patrimonial se debe a que fue construida sobre restos de una antigua sinagoga del siglo IX o X. Cuenta con dos portadas de gran belleza, la puerta de la Epístola gótica-mudéjar, de arco de herradura apuntado de granito que desde el siglo XVIII ha quedado interior y, otra a los pies de la Iglesia, denominada la Puerta del Perdón de estilo gótica de arco apuntado de granito, realizada en el siglo XV. Anexa a ésta se conserva la base de una torre circular desmochada que había sido el campanario original del santuario. Su orientación hacia poniente indica que el pueblo se hallaba orientado hacia ese lugar en la Edad Media. En el siglo XVIII la Iglesia fue reconstruida posiblemente por los daños causados en su estructura tras el célebre terremoto de Lisboa de 1744. En la restauración se cambió la ubicación del campanario y se añadieron las capillas laterales. En una de ellas se conserva la antigua pila bautismal de mármol donde se guardaban los Santos Óleos y el Crisma, de cuya existencia, según algunos textos, ya se tenía conocimiento en 1681. Actualmente es utilizada como centro religioso.

El Castillo- Fortaleza del siglo XIII, de estilo gótico y mudéjar de tradición almohade, se alza sobre el denominado “Cerro del Castillo” a 540 metros de altitud. Fue construido por Sancho IV por medio de un acuerdo del Consejo de la ciudad de Sevilla para construir fortalezas en Cumbres y Santa Olalla. El recinto es de forma rectangular alargado y realizado por un conglomerado de piedras y argamasa (mezcla de arena y cal). Está compuesto por murallas encapuchadas y franqueadas por diez torres, cuatro de ellas semicirculares y seis rectangulares, estas últimas divididas por impostas horizontales de ladrillos. Son dos tipos de cubiertas realizadas, siendo la mayoría de ellas bóvedas ojivales y de aristas por la que se accedía al interior del Castillo. La torre principal de base rectangular, de dos pisos, con entrada en recodo y arcos exteriores de medio punto labrados de sillería de granito, así como el interior del Castillo y su amurallado, han sido rehabilitados recientemente. La puerta secundaria se halla situada en el costado de poniente, en una zona abrupta y de difícil acceso donde se puede observar la zona de recreo creada recientemente, con merenderos y vallado de madera, la Fuente de Arriba y el popularmente llamado, Puente Romano. Esta puerta es de trazado recto, de arco y sillería de granito enmarcado en un alfiz dibujado por un remetido del muro, por cuya parte superior corre una moldura cóncava. El Casillo fue declarado Bien de Interés Cultural en 1949. En la subida a la Iglesia y al Castillo, se encuentra un Crucero de estilo renacentista perteneciente a la antigua Ruta de la Plata. En las laderas del Castillo se encuentran el poblado, a un lado, y la Fuente de Arriba con su área recreativa y el puente denominado popularmente “Romano”, al otro. La Fuente de Arriba del siglo abastecía al municipio en el medievo. Sus aguas proceden de un venero situado en el Puente de los dos ojos (popularmente llamado el “Puente Romano”), fluyen por sus dos caños y se recogen en el pilar que se halla a sus espaldas. Cruz de los caídos.

En un paseo por la transitada Avda. de Andalucía, que constituye un tramo urbano de la N-630, podemos encontrar adosada a una de las paredes del Mercado de Abastos la Cruz de los Caídos, monumento de cruz sencilla de granito en honor a todos los fallecidos con motivo de la Guerra Civil Española.