Iglesia de San Pedro y convento

Cercano al mosaico anterior se encuentran el Convento y la Iglesia de San Pedro, construidos por las aportaciones de la familia Gragera y de León. El convento, que en sus orígenes se utilizó como colegio de niñas, contaba con su propia capilla, hoy Iglesia de San Pedro, donde se celebran la mayoría de los cultos, al encontrarse ésta en una posición más centralizada que la parroquia. En el interior armoniza la simpleza de sus formas con la existencia de diez hermosas vidrieras, una de la patrona Sta. Eulalia; representado el resto de imágenes a santos alusivos a los nombres de los miembros de la familia de su fundador, D. Pedro Gragera y de León.